Home » Eventos TI » ¿El teléfono inteligente nos hará más sensibles?

¿El teléfono inteligente nos hará más sensibles?

The Be Mobile Conference, un evento auspiciado por el fabricante BlackBerry en la ciudad de Miami Beach, Florida, reunió por tres días a reconocidos especialistas de la industria, analistas y prensa TI en un foro abierto sobre el panorama de las comunicaciones móviles, en particular los dispositivos inteligentes como paradigma de un futuro conectado.

BBVivian_Kobeh

¿Por qué BlackBerry?

El fabricante, que ha venido lanzando su reciente modelo Blackberry Z10 en diversos países de América Latina, ha querido en esta ocasión servir de facilitador en un intercambio sobre las tendencias en dispositivos móviles. Al decir de Vivian Kobeh, Directora de Comunicaciones para América Latina de la marca “el objetivo principal de la conferencia es hablar del futuro de los teléfonos inteligentes”, de movilidad y los cambios que se avecinan en la industria.

Y es que la nueva plataforma sobre la cual se ha construido el modelo Blackberry Z10 desempeña un rol importante pues “va a ser nuestra plataforma por los próximos 10 años”, aseguró la ejecutiva, refiriéndose a la estrategia de la compañía, dirigida a estar al centro de la movilidad y del computo móvil, trabajando en función de lo que se espera en este segmento, “en la visión y tendencias de uso y tecnologías tanto para el usuario de consumo, como el empresarial”.

Los teléfonos y dispositivos inteligentes se tornan cada vez más medulares para el individuo en la sociedad, pues les dan mayor control sobre su entorno. A través de este tipo de dispositivos se podrá controlar un automóvil, comprobar la temperatura y verificar el consumo de energía en el hogar, medir signos vitales y hasta activar un electrodoméstico desde remoto, por citar algunos ejemplos de este protagonismo.

Movilidad cada vez más inteligente, más conectada

William Stofega, analista de IDC, Alan Moore, investigador y escritor británico, Andrew Lippman, investigador de MIT y Guillermo Mata, Revista CompuChannel.

William Stofega, analista de IDC, Alan Moore, investigador y escritor británico, Andrew Lippman, investigador                                                       de MIT y Guillermo Mata, Revista CompuChannel.

Según William Stofega, analista de IDC más del 98 por ciento de los teléfonos inteligentes cuenta con tecnología de localización vía satélite (GPS) y más del 90 por ciento integran procesadores con capacidad por encima de 1Gigahertz, y la pantalla en el 80 por ciento de estos dispositivos rebasa  las 3,5 pulgadas.

Ello otorga a estos equipos móviles el poder de una computadora, de hecho, aseguró el experto, el 74 por ciento de los mismos cuenta con procesadores ARM que es superior en potencia al 26 por ciento de los dispositivos diseñados con arquitectura x86.

Con respecto al uso, el analista indicó que si ahora más del 50 por ciento de los usuarios prefiere este tipo de dispositivos para conectarse a las redes sociales, llegará el momento en que este cómputo social se transformará en una “computación tangible” con mayor interacción física en entornos de realidad aumentada y del cómputo como parte del mundo físico.

Tendremos dispositivos móviles cada vez más poderosos como resultado de la demanda de los usuarios que buscan más beneficios de las plataformas, apuntó Stofega, quien vaticinó que “para el año 2020, cerca de 30 miles de millones de dispositivos estarán instalados alrededor del mundo, entre computadoras, redes de comunicación, juguetes y móviles”.

Aunque en Estados Unidos y Europa las cifras de explosión de dispositivos móviles son significativas con 24 de estos equipos por cada hogar, en nuestra región de Latinoamérica aún queda mucho espacio por crecer, según el especialista de IDC. Cifras del mercado arrojan que para 2017 la cantidad de smartphones en América Latina superará los 150 000 usuarios.

Asimismo, Stofega puntualizó acerca de las nuevas tendencias como la del almacenamiento de la energía, la transferencia táctil, la navegación en aeropuertos, la ubicuidad y la sustentación de la economía.

“Lo opuesto de jugar, no es trabajar, es depresión”

BB1_janeA

Así se refería Jane McGonigal al abordar el tema de los juegos, un fenómeno global generado por la disponibilidad de la tecnología móvil y el acceso instantáneo a las aplicaciones desde cualquier lugar. Polémica para algunos, fascinante para muchos otros, su filosofía plantea no solo la masividad de juegos en línea por múltiples jugadores y los juegos de realidad alterna, sino también la masificación de los mismos. Los juegos pueden contribuir poderosamente a la felicidad humana motivando al individuo, dándole mas sentido e interacción con su comunidad, dijo.

Autora de varias obras e investigadora del Institute For The Future en Palo Alto, California, es también la voz líder de la Gamificación, una tendencia que aplica el diseño de juegos a los desafíos de la vida real y los negocios. Según Jane “los diseñadores de juegos son ingenieros felices”, expertos en hacer que las tareas difíciles sean atractivas, y que deberíamos recurrir a su inteligencia para enmarcar los desafíos de nuestro tiempo.

El juego SuperBetter, del cual es inventora y cofundadora ha ayudado a más de 200.000 jugadores a enfrentar desafíos de la vida como la salud, la depresión, la ansiedad, el dolor crónico y las lesiones cerebrales traumáticas.

La explosión de datos y móviles programa una nueva conciencia

Otros expertos en la conferencia de movilidad debatieron el tema del impacto que estas tendencias tendrán en la sociedad a nivel de individuo, civil y de gobiernos.

“Una vez que comenzamos a leer en una pantalla, el mundo cambió y ya no podrá volver atrás”, aseveró Andrew Lippman, investigador de MIT, quien se refirió a la vertiginosidad en el ciclo de introducción de los cambios tecnológicos que dependen en gran medida del momento en que se introducen las tecnologías dominantes a las sociedades.

“Si antes los ciclos comunicacionales cambiaban cada 16 años, ahora ocurren cada cuatro”. El tema estriba en si nuestra sociedad está preparada para este fenómeno. “El mundo piensa que todo lo ha inventado la tecnología, pero lo que hace la tecnología es abrir las puertas, la gente es la que cambia”, apuntó Lippman.

Lippman habló además de Big Data, ese concepto que precisamente se asocia a una gran cantidad de datos, pero realmente son datos con mucha información, a gran escala y con gran alcance, es la capacidad de tomar todos esos datos y tener una misma visión, recopilados en cualquier sitio y en tiempo real.

Por su parte, Alan Moore, investigador y escritor británico manifestaba que la sociedad móvil es un ente complejo. “Nuestra relación con los dispositivos es cada vez más íntima”. Y es que según el escritor, los usuarios usan su dispositivo móvil más de 150 veces en el día, y si es un teléfono inteligente, lo harán más de 200, y con un nivel de conectividad sin precedentes.

Al explicar el concepto y los desafíos de la transición de “un mundo lineal, a uno no lineal”, a través de las redes móviles que Moore denomina “ecosistema que respira vivo alrededor del planeta” se produce una explosión increíble de datos interconectados. La cuestión es, asegura, cómo impactará este fenómeno a nivel de sociedad, organización e individuos.

“Las comunicaciones móviles y el futuro de las comunicaciones móviles van a reconfigurar el mundo y van a permitir evolucionar con distintos modelos de negocio, distinta capacidad, desempeño de las organizaciones, se va a ver el mundo comercial de manera distinta, se va a redefinir la relación con el mundo entero, se va a redefinir la idea de los gobiernos y cómo se van a crear estos gobiernos”.

 

About OnDigital Magazine

OnDigital Magazine es la revista TI para empresas y negocios de América Latina y globales. Digitalizada para el lector B2B.